Supervivir en una relación en tiempos de redes sociales.

Imagen

Si no nos ha pasado a nosotros mismos , por lo menos habremos escuchado historias de personas que han tenido problemas o hasta han terminado una relación amorosa a causa de las redes sociales.  No haré una lista de las cosas beneficiosas que tiene el internet o de las cosas malas, creo que todos lo sabemos pero si hare una comparación; Es igual a los automóviles son útiles y son imprescindibles pero tienen la capacidad de matarnos y aun así los seguimos construyendo y usando, así pasa con el internet, entonces por eso debemos de usarlo con seguridad, responsabilidad y aprender a cómo ponernos un cinturón de seguridad para no salir lastimados en cualquier accidente.

No soy totalmente un experto pero ya he sido víctima y victimario ademas puede que me equivoque, pero tratare de enumerar algunos consejos prácticos y útiles para cuidar una relación en esta era de los Facebook, twitter y whatsapp .

Whatsapp:

No esperes tener una comunicación constante de 24/7, no te desesperes si él o ella no contesta, solo recuerda cómo eran los noviazgos en la época cuando solo se comunicaban por carta, si ellos sobrevivieron por que no nosotros no. No hagas conjeturas que pueden ser falsas, si la tentación es muy grande un primer paso es desactivar el  ver la última conexión en línea para que ni tu veas ni vean cuando estuviste conectado la última vez. También aclaro un punto, un √ significa que tú has enviado el mensaje y dos √√ significa que el teléfono del destinatario ha recibido el mensaje mas no significa que lo haya leído, aclarado ese punto no desesperes si no contesta. Lo más saludable es tratar de establecer horarios en los que se se puede hablar y también conocer a la persona, puede ser que no le guste tanto escribir. No dependemos mucho de una comunicación virtual.

Twitter:

Tiene muchos seguidores? Twittea cosas que crees que son indirectas? Primero, hay muchas personas que crean alter egos en sus cuentas de twitter, es decir lo que ahí plasman son cosas para obtener más seguidores o simplemente por diversión, si tienen muchos seguidores no puedes creer que más de 100 personas quieren con tu chico o chica, piensa que de todas esas personas te ha elegido a ti o simplemente piensa que muchas de esas personas no las conoce en la vida análoga. A veces es básicamente imposible no estar pendiente de las publicaciones de nuestro ser amado, pero no nos debemos tomar las cosas digitales tan apecho.

 

Facebook:

Facebook puede ser el apocalipsis de muchas relaciones, es todo en uno, fotos, videos, estatus, cometarios y likes. Todo un coctel de drogas letales para terminar una relación. Tu pareja tiene un pasado y amigos que no conoces, así que si hay fotos viejas o fotos de sus ex parejas déjalas tal como están en el pasado, son solo recuerdos, que no porque aun los tenga signifique que sienta los mismo por esa persona, si ves que alguien le da muchos likes pues no debes de martirizarte, la web es demasiado grande como para controlar a todo mundo. No pone fotos contigo? Déjame decirte que eso es algo egoísta, pensamos que es una forma de marcar territorio y que el mundo entero sepa de su relación, las relaciones son de dos no de todo un pueblo hambriento de información.  Ves que agrega a nuevos amigos y tu inmediatamente piensas que es un nuevo ligue, probablemente no sea así, recordar la función de esta red social, es una RED SOCIAL , es inevitable tener más y más amigos. Otro detalle por favor no compartas ni pidas la clave de ninguna red social, eso no es demostrar confianza es demostrar inseguridad, inseguridad que definitivamente no llega a nada bueno. Y si tu relación ya termino, pues no creo que sea malo que borres a esa persona de tu Facebook, es natural que las personas entren y salgan de tu vida, para que necesitas saber de alguien que ya no debe de estar en ella, de ninguna manera es algo infantil eliminar a alguien es algo saludable que te permitirá el superarlo o superarla o al revés que él o ella te supere.

(Facebook de parejas , por favor no, mantengan su individualidad, a menos que sean gemelos siameses , cada quien nació solo y por feo que se oiga moriremos solos, compartas su vida sus secretos pero no sus facebooks, digo es mi opinión )

Son muchos los casos y acciones que pueden arruinar una relación y no creo que los haya mencionado todos pero son algunos ejemplos.  Acá unas pequeñas conclusiones.

Los celos son peligrosos, en una relación donde hay muchos celos y reclamos el celoso es el que más sufre.

Confía en tu pareja, no se puede poner las manos al fuego por nadie, pero puedes confiar, nada es más lindo que una relación donde hay confianza y paz.

Comunícate bien con tu pareja, plantéale tus necesidades comunicación y que él o ella te planteen las de ellos, puede que lleguen en puntos en común o pueden llegar a algún tipo de arreglo. Ni él o ella y ni tu pueden leer mentes así que hablando se entiende la gente.

Nunca, nunca revises el celular ni de tu pareja ni de nadie, siempre vas a encontrar cosas que no quieras encontrar o cosas que pueden causar un mal entendido, además de que es una violación a la privacidad, no digas que tu no tienen nada que esconder, porque no todos funcionamos igual.

Si te has equivocado, se humilde, acepta la culpa, trata de no dar una explicación por que puede que la explicación no sea lógica pero trata de explicar lo que sentías y al menos te liberaras de esos sentimientos negativos. Recuerda no es lo mismo decir lo que sientes a reclamar, ojo con eso.

Si ya no confías y necesitas pruebas a cada rato de la sinceridad de tu pareja pues replantéate si quieres vivir en una relación donde siempre tengas que constar que la personas aún te ama.

Si no puedes liderar con las redes sociales, pues has un suicidio digital, que conste que dije DIGITAL, borra o suspende tus cuentas por un tiempo date el tiempo de sanarte y de no estar pendientes de ellas, créeme no vas a morir.

Y como último consejo ama de verdad, ama más allá de un celular y de la computadora, demuéstrale el cariño de una forma física, ama como en el siglo XIII. Solo imagina como era antes, mandabas la carta el lunes, le llegaba el martes, en ella le informabas que se vieran el jueves, no podías cambiar de planes, pasabas tres días con la emoción de ver a tu ser amado, llegado el momento la emoción de verlo solo se puede traducir a la esperanza y la ilusión acumulada por muchos días. No sucumbamos ante la el capricho de una comunicación constante, no dejemos que la tecnología arruine las emociones humanas.

Consecuencias Preventivas

 

heart

Ya habrán escuchado el famoso “Por algo pasan las cosas”, y nunca nos detenemos a pensar en ese famoso “algo” cuando seguramente estuvo en nuestras manos cambiar las acciones para no recibir unas consecuencias tan pesadas… Es que al ser humano le encanta ser inconsecuente, nos gastamos la vida haciendo y dejando de hacer cosas, esperando que todo salga como lo soñamos cada vez que nos vamos a dormir o cuando  el día se pone ocioso.

Necesito que alguien me explique o me de un manual donde especifiquen porque somos descuidados y luego nos sorprendemos porque las cosas se deterioren, se quiebren o queden irreparablemente inutilizables.

Quiero que alguien me de la dirección del planeta a donde me tengo que mudar para arreglar todo con el solo chasquido de mis dedos, o una app que retroceda el tiempo y conserve mi memoria combinada con mi escasa madurez para tomar decisiones o una pulsera con choques eléctricos que se active cuando estoy a punto de hacer algo que luego voy a lamentar.

Pero es que para cada acción existe una reacción de la misma magnitud pero de dirección contraria, así que supongo que a Isaac Newton se le ocurrió su Tercera ley después de perder a alguien importante en su vida y trató de cubrirlo con la historia de la manzana, ya saben, para disimular.

Mejor hablemos de situaciones auto-impuestas… Uds preguntarán ¿Cómo cuales?

Bien fácil, ese tipo de cosas de las que nos quejamos a cada rato que nos suceden, y nos la pasamos diciendo “Estoy cansad@ de gente así” o “Siempre me pasa lo mismo” y somos tan cieg@s de no darnos cuenta que esto sucede por la única razón que existe en todo el Universo (recientemente) sin agujeros negros de Stephen Hawking: PORQUE NOS LO BUSCAMOS (No les estoy gritando, lo prometo), tan sencillo como este caso [nada] ficticio que les voy a relatar:

Conozco a cierta persona que se vive quejando del Drama en su vida amorosa, se vive quejando de las personas celopatas y controladoras que quieren tomar el mando de vidas ajenas cuando ni siquiera tienen el control de la suya propia, muchos años han pasado así dando vueltas en un círculo hermético, involucrándose con la misma esencia de persona en diferentes versiones, unas corregidas y aumentadas si les interesa saber.

Pero ¿Quién controla eso? La frase de “Por algo pasan las cosas” (no es aplicable en ningún caso; a menos que quieran levantarle el ánimo a alguien que vive una mala racha) no lo controla nadie más que la persona misma que sigue buscando el mismo arquetipo corroído por la vida, y bien es cierto que no podemos saber que pasará ni se puede controlar las consecuencias, pero si las acciones que se llevan a cabo y esas vienen por nuestra cuenta.

Hace no mucho tiempo le comenté a alguien que muchas veces las personas nos comportamos como si estuviéramos manejando una carro y acelerándolo desmesuradamente, sabemos claramente que nos vamos a encontrar un muro en esa dirección y sin embargo decimos “Me da tiempo de cerrar los ojos”, si Ud es la clase de persona que maneja así cierta parte de sus decisiones, ¡Vengan esos cinco! Y dejen de hacerlo por el amor a su salud mental y ojeras pronunciadas.

Si algo me ha enseñado la vida es que el mañana existe no para procastinar, sino para corregir todo lo que he hecho mal y hacer que funcione mejor la próxima vez. Aunque esto no sea con la misma persona con quien me equivoqué, esas son las consecuencias preventivas.

Lo que siento por ti [Por el momento]

heartLo que causas en mí, es esa mezcla de emociones cuando uno hace algo que es nuevo y que te gusta, como la primera vez en algo y se siente esa mezcla de nervios/emoción a la vez… Con un poco de miedo, pero con muchas ganas de intentarlo. El nerviosismo ya está conmigo al verte llegar (todas y cada una de las veces que te veo). Es una mezcla inconcebible de alegría con impaciencia, por eso me cuesta encontrarme y quedarme pegada a tu mirada, porque mis ojos me delatan y a pesar de que me delaten y nadie se dé cuenta de lo que gritan, tú si te darías cuenta y me volvería vulnerable a tu presencia, con boleto solo de ida.  Pero al estar a tu lado siento esta efervescencia constante en los poros, en el corazón y el tiempo se me hace líquido escurriendo de mis manos. Eso causas en mí, descontrol de emociones, descontrolas a la persona más controlada de ésta absurda realidad, lo único bajo lo que tengo control es en mis ojos, evito encontrar los tuyos, porque si lo hago te entregaría esa parte de mi alma que prefiere estar contigo que conmigo.

¿Se identifican con el párrafo anterior? ¿Pensaron en alguien en especial mientras lo leían?

Independientemente de cual sea su respuesta… Nos ha sucedido a toda la humanidad, en mayor o menor intensidad, que hemos encontrado a una persona que nos ha hecho sentir como si toda nuestra vida la hayamos vivido como un ser incompleto y sin vida, en una realidad alterna donde todo cobra sentido cuando ves a través de su pupila, sentimos como nos derretimos lenta y rápidamente, aproximándonos a cierto grado de vacío inmaterial, que irónicamente nos hace sentir más libres y llenos de algo más, algo diferente.

Para desligar un poco la lectura extravagantemente dulce, nos iremos encaminando hacía el punto central por la cual ha nacido este post: Diferenciar entre amor, enamoramiento y capricho.

A lo largo del tiempo, viví la mayor parte de mi vida adolescente creyendo que amar era lo mismo que estar enamorada, hasta que leyendo, viendo, escuchando y experimentando llegué a las siguientes conclusiones:

Enamorarse: Dícese del estado de ánimo que nos hace ver todo “color de rosa” (frase que no entiendo porque no a todo el mundo le gusta el rosado, pero se entiende la intención), a la persona enamorada la embarga este éxtasis mundano que le hace sonreírle hasta a las piedras, pero sobretodo, la persona de la cual se encuentra enamorad@ es absoluta e irrefutablemente perfecta.

Inevitablemente cuando uno está enamorado, existe la tendencia irreflexible al buen (y alguna veces molesto para personas a tu alrededor) humor y la vida no puede pintarse más maravillosa, pero como todo en esta vida hay que evitar los excesos, y es cuando sucede, que las personas cuando dejan de percibir estos fascinantes choques eléctricos en todo el cuerpo ya no encuentran razones suficientes para abonar a la relación en que se encuentren involucrados (si es que el enamoramiento es recíproco) y es cuando muchas relaciones se deterioran o se estancan, puede que no se dejen, pero se percibe cierto grado de rutina y costumbre en el trato, esto sucede cuando el enamoramiento no evoluciona a amor, se queda como la chispa que busca la pólvora y no la encuentra.

Amar: Esta definición suele ser más compleja en la vida real que en las películas, porque amar es cuando existe una conciliación con lo que queremos que suceda y lo que realmente sucede con la persona con la que nos involucramos sentimentalmente, no se trata solo de ceder, sino de discutir maduramente y estar al lado de alguien no por rutina sino porque aporta algo único e irreemplazable que no queremos y no estamos dispuestos a perder, siempre y cuando los sacrificios sean recíprocos, porque uno no puede amar a alguien si no se ama uno primero, es la regla básica e inquebrantable del amor.

Es ahora cuando sucede el potencial error de la Matrix, uno puede amar a alguien saltándose la etapa del enamoramiento, quien ama NO NECESARIAMENTE está (o estuvo) enamorado, pero la finalidad exacta cuando uno ama, es sentir esa cohesión vital con la persona que representa no solo fortaleza en tu vida, sino también apoyo, lo engorroso sucede cuando el miedo e inseguridad de creer que ahora el amor ya no es más amor, es rutina, costumbre… una zona más de confort.

Luego de estas NO BREVES definiciones, sigamos a paso apresurado a delimitar las diferencias de estas tres etapas que suelen confundirse con una sola, que para ciertas personas dichas fases son inexistentes ya que no creen que algo tan intangible, sin masa, ni forma de medición, no son más que abstracciones colectivas para mercadizar los sentimientos (ósea las sustancias que libera internamente nuestro cuerpo ), los cuales se capitalizan en forma de películas de amor, en forma de celebraciones fantasmas: “Día de los enamorados”.

{Random fact: si ud es de las personas que se ha preguntado porque los corazones se representan de esa forma particular, la cual no es ni remotamente cercana a la del órgano en cuestión, es porque en la antigüedad, se utilizaba como anticonceptivo una planta llamada “Silfio”, la cual se supone que tenía esta forma: 

sil

Que es lo que ahora conocemos como la forma de corazón, sin embargo en primera instancia dicha forma estaba asociada a la concepción, antes de impregnarle el sello distintivo de relacionarle con el romance y amor}

Ahora confrontemos cada uno de estos tres dolores de cabeza que más de una vez nos ha martillado el cerebro.

Estar enamorado vs Amar vs Capricho

Una vez alguien me mencionó que el amor no es de quien lo da, es de quien lo recibe. Es como esos pensamientos aleatorios que nacen de uno, pero solo cobran sentido cuando lo compartimos con una persona en especial, es como si todo el universo en la magnificencia de su variedad nos haya maldecido con cierta unicidad inexplicable. Trataré de desenredarme: si es Ud. un verdadero fanático de la poesía cursilezca empatizará conmigo que hay genialidades que nacen para pertenecer a alguien, es esa su particular e indivisible finalidad, incluso si la persona a quien se dedica no la entiende o no le importa. Es como ese verso del gran Garcilaso de la Vega:

“Por vos nací por vos tengo vida por vos he morir, y por vos muero”

Eso es estar enamorad@, desvivirse indefinidamente en cuerpo, sensación y alma por alguien.

¿Y qué es amar? Amar es la entrega inteligente y pasiva, no solo de sentimientos, tiempo y dicha; es la madurez cerebral y del corazón combinada con finalidad múltiple… ¿Cómo dicen que digo?

Citaré a García Márquez esta vez: (Fragmento de “Del amor y otros demonios”) (Libro que les recomiendo leer. Fin del comunicado)

Él le confesó que no tenía un instante sin pensar en ella, que cuanto comía y bebía tenía el sabor de ella, que la vida era ella a toda hora y en todas partes, como sólo Dios tenía el derecho y el poder de serlo, y que el gozo supremo de su corazón sería morirse con ella.

Ella a penas se atrevió a preguntar: -¿Y ahora?

-Ahora nada, dijo él.

-Me basta con que lo sepas.

A las pruebas me remito para aclarar lo que el párrafo anterior define que es amar, la entrega desinteresada e irónicamente pasional.

Y capricho, es la versión enredada de los dos conceptos anteriores. Es aquella mezcla obsesiva, pasional, pero altamente interesada en conseguir un objetivo a corto plazo, es como los cazadores que más que amar la cacería en sí, aman la persecución, aman el ingenio detrás de cumplir un objetivo. O bien como dijo Alfonsina Storni en aquel glorioso poema:

Escrútame los ojos, sorpréndeme la boca,

sujeta entre tus manos esta cabeza loca,

dame de beber veneno, el malvado veneno

que te moja los labios a pesar de ser bueno.

 

Cuando se alargan, los caprichos suelen ser una de las situaciones más auto-destructivas que puedan probar, y lo peor es… que suelen ser adictivas, cíclicas y redundantes.

Y a pesar que le juremos a los cuatro vientos que no caeremos en ninguno de los 3 anteriores casos, es inevitable… Lo que si es evitable y altamente recomendable es no tergiversar las 3 condiciones, vivir cada una como debe vivirse, evitándose a toda costa caer en los extremos, porque es tan nocivo ser la persona más pasional del planeta, como también lo es no serlo; y al fin y al cabo la vida es una constante batalla de encontrarle los puntos medios a todas las situaciones imaginables y soñadas, al fin y al cabo todas las personas somos tan únicas que irónica y contrariamente nos parecemos.

Solo me queda aclararles que cualquier parecido con la realidad es pura imaginación suya y que todos los conceptos vertidos en este humilde espacio son de mi exclusiva responsabilidad y uno que otro desvarío psicosomático.

El tedio de lo cotidiano

Image

Vos no sabés que es llegar al punto en que te alegra que [aunque sea] te mientan. El punto donde la costumbre se te vuelve tedio, y sin embargo lo sentís necesario…

Así empezaremos este post, con un par de confesiones de un alma depresiva.

El tema principal no es la ausencia del amor en una relación que se profesa recíproca, porque (por más cursi que se lea) el amor no acaba, solo pasa a segundo plano por decisión unánime e irrevocable de las partes en cuestión-, se relega pero nunca se prescinde de él, al fin y al cabo es lo que hace de la rutina una acción constantemente ejecutable y no admite variación aceptable en el proceso.

A traves del tiempo la gente cambia porque se deteriora, por ello he creído fielmente que crecer no significa [necesariamente] madurar, es simplemente dejar de darle importancia a la cantidad de ideas que (en cierto momento) no podemos dejar ir. Crecer es deteriorarse, es dejar ir con facilidad, es dejar de luchar como fiera por una verdad que puede creerse absoluta.

Hay personas que dicen que es la rutina lo que evita caer en la locura, es esa cosa que nos tiene maniatados a la realidad, es a lo que preferimos llamar “estabilidad”, y aunque no queramos tod@s somos víctimas [in]voluntarias atroces de ella.

Pero nos estamos desviando del punto central: ¿Es buena o mala la rutina en nuestras relaciones interpersonales?

AMISTAD:

Ver todos los días a nuestros amigos es consideraro un mal necesario y muchas veces enriquecedor, porque son ellos los escasos seres que evitan que cometamos una masacre en potencia cada que tenemos un colapso nervioso.

Sin embargo la constancia dentro de la rutina nos lleva muchas veces a perderle la fé a la humanidad, a apagar nuestra alma al diario y grisáceo morir.. Digo, vivir.

Pero con esto no quiero decir que nos hastiemos de nuestras amistades, es que uno se ve envuelto en alguna clase de laberinto circular y nos condenamos a repetir no solo aspectos conductuales nocivos como [absurdamente] pensar que salir cada semana a alcoholizarse como si nos estuvieran pagando, es alguna clase de “escape de la rutina”; no pretendo ser un ente anti-parrandas, solo espero poder expresar el inequivoco divorcio entre “embrutecerse” y “disfrutar”. Luego de mi breve consejo Materno, prosigamos….

Luego de tanto estudiar, trabajar y estar rodeado de las mismas personas, somos moderadamente incapaces de inventarnos una forma asertiva de diversión mundana que nos pulverice el tedio de la odiosa rutina, la cual es experta en no procastinarse, nunca.

AMOR:

Disociación entre lo que se vive y lo que se quiere vivir, no hay más. Ha de ser lo más dificil de sobrellevar porque una vez perdida la llama del amor no es cuestión sencilla recobrarla, y algunas personas pueden retraerse y tratar de encontrar esa “emoción” efervecente en algún otro lugar y las relaciones amorosas se ven afectadas por agentes externos no previstos, por personas que “se aburren” de lo ya conocido.

Entonces se cae en un peligroso circulo, porque ya que no existe forma de recuperar la cursilería, el interés obsesivo… Se busca, se busca, se sigue buscando y de seguro se encuentra todo esto, pero no en la contraparte, sino más bien en una relación ternaria que puede brindarnos todo lo perdido en nuestra adorada relación decadente.

Sin afán de moralismo,  no entraremos de lleno en ese tema, pero no por ello lo consideraremos correcto, porque la cuestión es:

Si se cae en la rutina una vez, se cae en la rutina todas las demás veces.

Y ciertamente las personas no somos un instrumento desechable que al perder [momentáneamente] su “utilidad principal” requerimos un cambio, si ud es una persona que piensa así, pues ¡Sorpresa! esa actitud es recurrente, y no importa quien se cruce en tu camino, siempre el desenlace será el mismo, o peor, ud se verá objeto del mismo trato. Quid pro quo.

Y al final de cuentas seguramente es que a todos nos gusta “lo seguro”, “lo conocido”, y lo confundimos con “lo estable”, pero la verdad es que nadie nos obliga a nada para seguir o romper con la rutina y tampoco debe esta “aburrirnos” porque si uno decide hacer algo de forma constante es porque disfruta de ello, es una opción no una imposición.

Estado patético del ser

rain

Cuenta la leyenda que cada invierno muchas personas abonan la melancolía con recuerdos torturantes de historias pasadas, historias que no son tan pasadas si se reviven de vez en mes.

Alguna extraña razón que rebasa el entendimiento humano, el hecho que la gravedad ejerza su fuerza para atraer el agua que derrama el cielo, hace que (demasiadas) personas reflexionen, se psicoanalicen de forma patética y se sumergen en alguna clase de depresión que más que premeditada, parece auto-inducida.

Supongo que no tiene nada de malo ser patética/o (al menos) una vez al año, pero ya sea por las modas o agentes externos que coadyuvan a no razonar más allá de nuestras narices, de repente es un mal general, evolutivo y altamente infeccioso: una pandemia.

En realidad a las personas les gusta morir de amor, porque eso les da la sensación que es (o fue) real el sentimiento, es una forma en la que muchas/os se sienten vivos, o bien una excusa patética que denota inmadurez e implacable fanatismo a películas Hollywoodenses, en la que el/la protagonista está triste y por arte de magia cinematográfica comienza a llover, y entonces eso da pie a que todas las personas nos alienemos de forma tal que en nuestra vida mundana relacionemos el invierno a una soledad insoportable y nos proyectemos.

Y no nieguen que no han experimentado eso, todas/os conocemos esa canción propia del desamor desangrado e incongruente, todas/os hemos hecho “esa llamada”, enviado “ese mensaje” y al no recibir la clase de respuesta/reacción con la que soñamos entramos en esta terrible depresión amorosa de invierno. Absurda.

La mejor parte de todo es que se dichas personas se autodenominan “cursis” cuando, hablando sinceramente, no son más que un fuerte reflejo de histeria colectiva.

Quiero aclarar que lo que (a algunas personas) nos parece patético no es el dolor amoroso-humano, es la sobre-exposición del mismo, ese afán fatídico de atención… Porque que yo sepa, cada terrícola ha vivido una situación potencialmente desagradable y no por ello anda saturando cada red social que se le cruce en las ventanas emergentes ¿o sí?

Lo mismo sucede cuando las personas son “felices” y no pueden evitarse promovernos el asco por la sociedad con tanto falso amor a diestra y siniestra, aunque ¿Cómo culparles? Si algo nos ha enseñado las Kardashians es el dramatismo extremo dentro de la auto-publicidad ridícula, pero es que es así se nos ha inculcado (en los últimos 5 años) que nuestro valor como individuos reside en la cantidad de personas que hablen (para bien o para mal) de nosotros, lo que hacemos, lo que dejamos de hacer, etc.

Sin embargo cabe mencionar que según estudios psicológicos el clima si está asociado a los cambios de humor, en el Invierno las personas suelen ponerse más nostálgicas que de costumbre e incluso el déficit de luz solar en el cuerpo humano promueve no solo la depresión física, sino la sentimental.

Entonces: ¿Les excusamos lo patético? NO

Sucede que en gran parte de Latinoamérica (Sobre todo en mi bello país) existen únicamente dos estaciones: Verano e Invierno (Si acaso podríamos decir que existen cuatro: Verano, Invierno, “¿Por qué no llueve?” y “¿Por qué sigue lloviendo?”)

Y el invierno de acá no es como en los países Nórdicos que de hecho son depresiones climáticas que llegan a grados bajo cero, no, nuestro invierno son lluvias fuertes/moderadas y si acaso la temperatura baja unos 3° C y ya nos estamos congelando. Así que, NO, eso no les justifica.

En síntesis, nos encanta exagerar las situaciones sea que estas valgan o no la pena, lo vergonzoso es hacerlo frente al resto del mundo ya que desde el momento en que se decide expresar algo se está merced de quienes te rodean, es servirles en bandeja de plata tu (particular) condición.

Luego no hay que quejarse que la gente opine y participe en tus vicisitudes, una vez les abres las puertas al mundo no es cuestión sencilla volverlas a cerrar.

En fin, no nos alimentemos del drama (ni personal, ni ajeno), es como ponerse una pistola sin cargar en la frente mientras estás en público y al tener la atención de todo mundo decir: “Siempre no, gracias por venir”.

 

Ego: [mi] mal necesario

ego

 

 

Según el Diccionario de la Lengua Española, la definición de ego es:

“ En el psicoanálisis de Freud, instancia psíquica que se reconoce como yo, parcialmente consciente, que controla la motilidad y media entre los instintos del ello, los ideales del superyó y la realidad del mundo exterior.”

 

¿Cómo dicen que dice?

Generalicemos, compactemos, redefinamos el término a palabras mundanas no científicas y realmente claras:

Ego: Es la parte de cada persona que reconoce su individualidad, media entre los impulsos naturales y las normas establecidas socialmente aceptables por los demás.

Nota: Comúnmente muchas personas adoptan una definición de ego distinta, como por ejemplo: El orgullo excesivo de una persona e incluso arrogancia.

Nuestra generalización abarcará ambos significados.

Todas las personas somos ególatras, a menor o mayor medida y esto se considera normal, sin embargo habemos personas que somos controladas casi totalmente por la dictadura férrea de un Ego que no admite indulgencias ni demoras en cuanto a demostrar un control creciente y expansivo de una determinada situación, pero usualmente esta condición se evidencia como un mecanismo de defensa o, hasta en algunos otros casos extremos, de ataque. Pero como todo en ésta displicente vida, tiene una razón.

Claro que no vamos a dejar de lado las relaciones interpersonales, ya sean estas de amistad y por supuestísimo las románticas, y como el ego se ve afectada por ellas e incluso beneficiado.

 Caso 1: “Tod@s mueren por mí”

Ineludiblemente siempre existen personas que creen que el sistema planetario gira alrededor de ellas, y por consiguiente estarán “acostumbradas” a ser el objeto de innumerables desangres amorosos, se creen Semidiosas/es y por supuesto que nadie que pise esta tierra les dice que NO; lo realmente complicado se presenta cuando encuentran a un ser extraterrestre e insensible que no fue seducido por sus encantos magníficos y el conflicto para dicha persona empieza.

Imagínense pasándose la vida siendo la/el rompecorazones predilect@ por excelencia y de repente un error en la Matrix permite que un ser aleatorio nos baje de esa nube, podríamos pensar ¿Cómo se atreve a rechazarme? y consecuentemente activaríamos nuestra Ego-Alarma para retomar el control de dicho percance que ha terminado por cavar un hueco en nuestro perfecto Jardín de conquistas románticas, algo inadmisible.

El caso se enreda más si ésta clase de persona sufre el famoso “Trastorno histriónico de la personalidad”, el cual indica que la persona que lo padece siente una incesante necesidad de atención, no les gusta pasar inadvertidas y claro, conocen todas las manías posibles y existentes para provocar en los demás curiosidad y como producto final, atención.

Caso  2: “Soy impaciente, luego existo”

En este caso entran las personas que poseen cierta dificultad e incluso inhabilidad por esperar, ya sean cosas y/o situaciones a corto, mediano o largo plazo.

El ego se hace presente en el momento justo cuando el cerebro concluye que “nada en ésta vida vale tanto la pena como para hacerse esperar”, podemos considerar este caso como una subdivisión del caso anterior.

Claro que en este caso existen dos otros subtipos, uno sería los que no saben manejar la ansiedad producida por esperar y aparte de desesperarse su sistema entra en inminente colapso; los otros son los que sí saben manejar su ansiedad, pero con un precio para los demás por ejemplo: En un restaurante luego de esperar un tiempo (considerado no prudencial para el ego-maníaco) empieza a emitir en voz alta su descontento por el servicio, y todo esto sin ningún otro objetivo que hacerse notar.

 

Caso 3: “Y eso a mí, ¿qué?”

Este caso es el más nocivo para quienes rodeen a la persona que forma parte de este grupo, ya que no les importa nada, su ego hace que no tomen nada en serio y si en algún momento demuestren interés por alguna situación, no pasará mucho tiempo para que cambien de fascinación.

Pueden etiquetarse como los ególatras más insensibles que existen y sin embargo esa sería una verdad a medias, porque el hecho que no demuestren demasiado acerca de sus sentimientos no significa que no sientan sino al contrario, buscan ocultar lo más que puedan porque consideran que tienen mucho que perder. El miedo alimenta el ego.

 

El ego es esa parte de la psique humana que nos permite apreciarnos y hasta exagerar cualquiera o muchas cualidades positivas en nosotros mismos, y negativas en los demás; es normal poseer Ego, junto con la razón constituyen una serie de puntualidades que hace que nos diferenciemos de los Animales, sin embargo en ciertos (o muchísimos casos) merma nuestra inteligencia y dignidad individual y colectiva.

Protocolos del Amor

Image

Demasiadas veces en la vida, nos vemos obligados a ejecutar ciertas acciones por convención social y no por voluntad propia, es entonces cuando nos vemos en la eterna encrucijada de estar siguiendo normas preestablecidas, conductas repetidas por generaciones anteriores, haciendo nuestros actos presentes nada  originales y por consiguiente nada creíbles.

En ésta ocasión nos centraremos en el factor que más dolores de cabeza, luchas internas sin descanso, análisis internos inconclusos, canciones corta-venas nos hace tararear: el amor o mejor dicho, la condición de pre-enamoramiento.

Hay quién afirma que como somos personas abismalmente distintas, y por ende es humanamente imposible que todas/os vivamos el enamoramientos de igual forma, pues… NO.

En mi opinión personal, podría proponer una analogía algo irónica para establecer mi punto y es:

‘¿Todos sangramos?’, y es que aunque seamos distintos, experimentamos las mismísimas condiciones, a tod@s nos da gripe, tod@s soñamos, tod@s dormímos, tod@s odiamos y tod@s amamos; sin embargo percibimos y abstraemos todo  nuestro alrededor de forma distinta, pero en definitiva nada nos salva de los eternos clichés, sobretodo en las relaciones interpersonales.

Pero, ¿Es que acaso hay un tiempo “prudencial” o “correcto” en el que una persona puede/debe/tiene que demostrar afecto por otra persona? Al parecer, sí.

Sucede que, uno debe encontrar el punto medio de absolutamente todas las situaciones que les sea posibles imaginar o concebir…. O morir en el intento.

Plantemos los pies en la tierra en una situación que no es ajena a nosotros, ud gusta de una persona a niveles incalculables de encanto decadente, entonces:

¿Sabría el momento indicado en el cual expresar sus sentimientos?, porque de ser muy apresurado existirá la tendencia de que la contraparte actúe tal cual ataque de Zombies huyendo del lugar de los hechos, y entonces ud llevará ambas manos al rostro, mientras piensa en la infinidad de insultos hacia sí mismo y esperando que el Apocalipsis llegue de forma inmediata y catastrófica. También existe la (no tan) pequeña posibilidad que la confesión pasional se haga de forma tardía y ud sea cliente VIP de la famosa, engorrosa, enigmática y nada placentera “Friendzone”, de igual forma su dignidad será pisoteado con el famosísimo “Pero te quiero como amig@” (De repente la eutanasia no suena tan mal, ¿no?)

Siguiendo nuestra línea cronológica de supuestos, pretendamos que del caso anterior salimos airosos y hasta correspondid@s *Suena “We are the champions” de fondo*, vamos ahora a otra categoría de conflicto emocional:

¿Cuándo decir ‘Te quiero’?, (Voy a asumir que tod@s somos seres humanos promedio y decimos esto antes de ‘Te amo’) Es realmente difícil expresar cariño de forma no psicótica, cayendo en niveles de stalker y/o posesión malsana; es muy, pero MUY importante decir éstas dos palabras en un ambiente controlado y no tan espontáneo, dejándole el espacio y tiempo prudencial a la otra parte para digerir y apreciar la hermosa declaración. Sin presiones, y sin dramas alternos por el (altamente probable) hecho de que la frase no nos sea devuelta, si ud (realmente) quiere a alguien no debe importarle la reciprocidad inmediata y debería bastarle la satisfacción de sacarse eso del sistema límbico. *Restricciones Aplican*

Ahora ud se preguntará a donde nos llevará  nuestro Paseo fatídico de los Protocolos del amor, y hay un rubro que ha causado mi fascinación por las acciones que nos lleva a cometer, pero más que nada por los conflictos internos y externos que causa: Las Exigencias.

Existen dos tipos de personas: Las que exigen y las que exigen más. Independientemente de cual tipo sea ud, tod@s somos exigentes y por ley de Acción-Reacción también somos exigid@s, la pequeña variación es el índice de molestia que cause esto en ud y la intensidad con que un@ mism@ refleje ésta condición. El dramatismo no puede desligarse de mi narrativa, y es que la ausencia de exigencia puede confundirse con ‘falta de interés’, y la exageración de la misma puede considerarse ‘Control excesivo’; ud preguntará: Entonces, ¿qué hacer? Pues, lo único que puede hacer, y lo que ha mantenido viva a la raza humana desde tiempos inmemoriales: Adaptarse a la situación. Tan sencillo que se lee, y sin embargo cuan complicado es.

Sabemos que hay demasiadas barreras emocionales que uno debe derrumbar para no perder el juicio en pensamientos que nos lleven a algún callejón sin salida (como suele suceder), nos encontramos envueltos en una maraña de absurdas situaciones y complicaciones generadas por nuestra psiquis aburrida por la falta emoción del diario vivir. Sin embargo, ‘no nos queda de otra que seguir existiendo’.

La Paciencia, yo, y mi otro yo.

Image

Tengo una teoría en la que con cada situación que surge, a la siguiente esperamos menos.

A continuación desglosaré el anterior título para una mejor abstracción de éste común conflicto.

Capítulo I: La Paciencia.

¿Es ud. una persona paciente con su entorno?

Existe cierta paradoja en valorar lo que más nos cuesta y sin embargo tener niveles inexistentes de paciencia para ello. A las buenas o a las malas todas/os hemos aprendido que lo que conseguimos de manera fácil nos dura poco, (que suele ser poco satisfactorio una vez es poseído por nosotros) y lo verdaderamente hermoso nos costará quizá la médula ósea de todo nuestro atribulado ser…

Pero, ¿Es esto real? o ¿Es simplemente el ego humano el que influye para hacernos sentir que la espera  “ha valido la pena”?

Difícilmente debemos aceptar una verdad absoluta sin que ésta tenga demostración fiable, entonces analicemos si realmente aplica la ley empírica de que SIEMPRE lo que cuesta está destinado a ser espectacular… Un ejemplo:

Supongamos que ud siente atracción por una persona, pero no cualquier persona, alguien que tiene el potencial infinito de encantarle hasta la locura, ud se encuentra correspondido por dicho sentimiento, pero según dicta nuestro proceso evolutivo debemos iniciar una interacción saludable y amena con dicha persona, debemos recorrer un camino muchas veces pedregoso para emprender nuestra aventura hasta la conquista de nuestro ser encantador. Debemos esperar.

No se lee tan mal, si tomamos en cuenta que la vida es una constante espera, lo engorroso del asunto es cuando nos encontramos esperando demasiado, existe un chip invisible que poseemos los seres humanos el cual nos indica cierta incertidumbre cuando llevamos “esperando demasiado”, entonces ¿Qué hacer?…

(Elija un literal, por favor. Gracias)

a. Seguimos nuestros instintos y nos marchamos porque somos demasiado apresurados como para mantenernos en una situación que se está tornando confundiblemente infructuosa por  demandarnos demasiado tiempo.

b. Abogamos a la ancestral creencia de que debemos luchar por lo que queremos hasta el final, sin importar las consecuencias, por más terriblemente dolorosas que éstas parezcan.

c. Depende.

A mi particular punto de vista, la respuesta más simple es siempre la correcta, pero ud no debe compartir empáticamente mi opinión. Se habrá visto tentada/o por una de las opciones planteadas.

¿Habrá sido el literal “c”? Asumiremos que sí. Pero, ¿depende de qué? Depende de todo, depende de la persona en cuestión, depende del momento, depende de la situación.

Lo importante es tener claro que queremos, así saber cómo conseguirlo será mucho más sencillo.

Si nos vamos un poco por la tangente, ser paciente ¿Es una virtud o un defecto?

¿Nunca su impaciencia les ha llevado a participar en una vergüenza Ancestral que de seguro trasciende fronteras y seguro saltos Generacionales? (Es pregunta cerrada).

Insisto que ésta vida debería venir con un manual, si bien nadie lo seguiría tendríamos un respaldo de que hacer, como comportarse, que botón presionar, qué función humana activar para lidiar con ciertas situaciones y evitar caer en hacer el ridículo de tu vida con una situación estilo “Trágame tierra”.

Y es que la impaciencia nos transporta a otros niveles de la realidad, donde nos comportamos de forma arbitrariamente contraria a la que consideramos “normal”, la mesura no es algo que nos caracterice en esos instantes porque tenemos un solo y primordial objetivo: Conseguir lo que queremos lo más pronto posible. Sin embargo como toda historia, existe un Antagónico, en nuestro caso sería: Una persona paciente. Sinceramente nunca he entendido como ciertas personas pueden disfrutar de la espera con tan grata actitud (lo cual me hace dudar si poseo una psicología sana), pero como dijo Einstein:

“Todos somos muy ignorantes, lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”

 

Capítulo II: Yo.

Si nos remitimos a definiciones en el ámbito psicológico el “Yo” es también denominado Ego, la parte mediadora entre nuestros impulsos y las acciones socialmente aceptadas, lo que la sociedad espera de nosotros.

Luego de esa breve descripción, veamos cómo afecta ésta parte en el momento escabroso de “Esperar”.

Sucede que la mayoría de personas de hecho poseen una conciencia la cual les dicta que el Universo no gira alrededor suyo y que las acciones que realicen tienen repercusiones (perceptibles o imperceptibles) en las demás personas, por lo tanto no actúan en un primer momento por los deseos latentes que se encuentren en lo más profundo de su ser, la paciencia no solo se vuelve una virtud para ellos, sino más bien una herramienta singular para asegurar el éxito de su travesía.

En contra-parte existimos un grupo de personas que nos volvemos irracionales cuando nos hacen esperar, más que un defecto, lo vemos como un golpe al ego, también somos el mismo grupo de personas que quieren las cosas “para ayer”, no se confundan porque si tenemos la habilidad de esperar pero dicha espera no debe prolongarse porque somos capaces de desatar una 3era. Guerra Mundial, por más exagerado que se lea, si es ud un miembro activo de éste grupo, me entenderá a la perfección.

Capítulo III: Mi otro yo.

En éste caso no nos remitiremos a términos psicológicos, “Mi otro Yo” representará la batalla moral y psíquica que libramos cuando no sabemos qué hacer, y mucho menos a quien acudir.

No me detendré demasiado en ésta parte para evitar redundancia, pero bastará con decirles que es “Mi otro yo” el objeto de mi estudio primordial, porque es quien decide la razón moral o antimoral detrás de una acción, seré más específica: Es esa parte la que genera el conflicto en nuestras vidas, la parte que se alimenta de logros cumplidos, de conquistas llevadas a su finalización, puede decirse que es la parte irracional de todas las decisiones, es la parte que a pesar de estar consciente que debe una clase de Respeto a la sociedad, también es la misma que lucha por alguna clase de reconocimiento, ya sea que éste haya sido conseguido “Por las buenas o por las malas”.

Es un hecho natural que las personas nos complicamos más de lo debido, no sé si por alguna terrible predisposición genética o algún potencial error de la Matrix, pero sucede, sucede a la vuelta de la esquina y seguramente, en algunos casos frente a éste ordenador.

Del Pudor y Otros Demonios

En pleno 2012, con la sociedad más subdesarrollada de todos los tiempos, Smartphones tomando las riendas la adultez precoz y la adolescencia mancillada por comerciales superfluos de consumismo y otras drogas visuales que en vez de ser consumidas, nos consumen a cada ‘clic’ izquierdo del ratón, les presento al mayor enemigo de la sociedad: El Pudor.

Sin adelantarme a mi punto existencialista, les presento el concepto formal de dicha palabra.

PUDOR:Es una palabra que proviene del latín y que hace referencia al recato, la modestia, la vergüenza y la honestidad.

El pudor suele estar vinculado al recato referente a la sexualidad. Constituye, por lo tanto, un elemento de la personalidad que intenta proteger la intimidad. Aquello que da pudor es algo que no se quiere mostrar o hacer en público.

Este relato comienza un día impar, de un mes Par cuando sumergida en mi mundo Autista me pongo a reflexionar…

¿Qué tan malo es ‘lo malo’ si lo hago mientras nadie me vea?

¿Qué tan inapropiado es ‘lo inapropiado’ si lo hacemos muchas personas a la vez?

Si para mí no está mal, pero para ti está mal: ¿Quién está mal?

La cuestión, animalitos de la creación, es ésta: El pudor es una palabra inventada para desestimar a las demás personas, es la excusa perfecta para la supremacía y superioridad de una persona sobre otra, es una categoría más de Divisionismo en el que nos encanta ‘encajar’.

No se encuentran obligados a compartir mi pensamiento, pero retráigase y piénselo un momento:

¿Es nuestra sociedad tan fiable como para autoproclamarse decorosa? Cuando vemos en televisión abierta más lenguaje vulgar y soez que en la calle; eso sin tocar el tema Tabú, el tema prohibido: Sexo.

Anuncios publicitarios de desodorantes Masculinos que aseguran que el uso continuo de éste proporcionará, al individuo que lo utilice, tanto o más Sexo que un RockStar.

Reality Shows de “Familias Famosas” que entraron en el radar de Hollywood por algún video de sexo-escándalo “filtrado” en la red.

Por mencionar unos ejemplos.

[ Hay tanta tela que cortar que no me alcanza una tijera]

Empecemos por las adolescentes de 14 en  adelante, que toman de bandera ‘La liberación femenina’ y ‘la equidad de género’ para justificar una sarta de estupideces que por lo general terminan en algún embarazo no deseado o con fotos semidesnudas en alguna famosa red Social.

Continuemos por los adolescentes imberbes de 14 en adelante, afirmando su (casi inexistente) hombría con lenguaje sexista vanagloriándose de absurdas historias de cama que muy probablemente solo sucedieron en sus sueños.

Y así puedo proseguir con los ejemplos impúdicos, hasta ilustrar un caso en el que Ud. Encajará a la perfección o inclusive yo misma, pero no nos desviemos del tema real, aquí es comprender que existe una línea delgadísima que separa “El decoro” de “El libertinaje”, pero aún más importante es :

¿Quién define ésta línea disléxica?

La respuesta es tan sencilla como multiplicar una cantidad por cero. Porque es uno mismo quien decide qué, como, cuando, donde, porque y por dónde; no hay sociedad digna que avale o rechace nuestro comportamiento [SI Y SOLO SI no atenta contra la dignidad de las demás personas o la nuestra].

Así que vivan, arriésguense, equivóquense, enmienden errores, pero no acumulen intentos para cuando dejen ésta vida les deje de recuerdo la satisfacción del logro de llevar las riendas de su vida, siempre y cuando no se profane la existencia misma.

No se trata de ser libertinas/os, pero nadie puede vivir su vida sin emociones y el pudor es uno de los factores latentes que no nos deja liberarnos de las ataduras de lo moral y lo anti-moral.

Agradecimientos Especiales a : Mónica Campos, que sin ella no habría concretizado la idea Original de éste Post. Y me declaro fan #1 de su Blog Memorias de un café

Primeras citas

Primeras citas

 

 

 

Las primeras citas para muchos se pueden convertir en el peor temor para otros puede ser una aventura excitante, sea cual sea tu postura en una primera cita siempre te vuelves vulnerable, es una situación donde es fácil perder el control y muchas veces sales de tu punto de confort al toparte con personas que resultan ser todo lo contrario a cómo te lo imaginabas. No pretendemos ser expertos pero recopilando información no solo de nosotros mismos si no que también de nuestro allegados hemos formulado algunos concejos para esas primeras citas.

 

1-      Debes de tener bien claro cuál es tu objetivo para tener esa citas, unos buscan una relación y otros solo buscan algo casual, es algo que tú debes de tener claro y algo que en algún momento de una manera sutil debes de aclarar con la otra persona, no queremos malos entendidos mas adelante.

2-       Evitar preguntar directamente si tendrán sexo en la primera cita, es una pregunta que te puede hundir y echar a perder todo , sin embargo hay maneras sutiles de saberlo por ejemplo averiguando adonde cree que los llevara la noche. Lo más recomendable es dejar el sexo para después.

3-      ¿A que te dedicas? Las profesiones no lo son todo pero sin embargo es muy interesante saber a qué se dedica la otra persona, puede ser uno de los temas a relucir pero no abusar de ello,  a muchas personas no les gusta hablar de su trabajo cuando no están en el , aun así hay algunos que son adictos a él. Lo importante aquí es conocerse pero no especializares en el tema.

4-      Preguntar acerca de los sueños. Todo mundo tiene sueños, pregúntale acerca de que es lo que le apasiona y sabrás que tipo de persona es, esto pude definir mucho el rumbo que puede tener esta posible relación.

5-      Comida favorita. Es un tema de conversación muy agradable y puede sentar precedentes para una segunda cita.

6-      Lo que más odias. Es muy común preguntar qué es lo que le gusta pero te puedes llevar una supresa preguntando qué es lo que no le gusta, posiblemente odien las mías cosas, sabiendo esto conocerás mas a la persona y sabrás que cosas le molestan, estos datos  te pueden servir en la misma cita o a futuro.

7-      Las bromas. Todo mundo ama reír puedes decir un chiste o dos para aligerar la velada pero jamás usen chistes políticos, religiosos, sexistas, racistas y sobe todo evitar hacer bromas de la otra persona, utiliza la risa a tu favor no en contra.

8-      Los cumplidos. Seguramente la otra persona ha tomado su tiempo en arreglarse así que un lindo cumplido acerca de cómo se ve son 100 puntos para ti.

9-      Las películas . Te puede decir mucho de una persona el saber qué es lo que esta dispuesto ver por más de una hora y media , además esto te puede dar una idea para una segunda cita.

10-   ¿Te puedo llamar?  La cita se acabó la conversación te mantenían entretenido, la noche ha proporcionado algunas sorpresas divertidas y deseas volver a hacerlo. Es la hora de la verdad, el tiempo para ver si hay una oportunidad de una segunda cita. Es preferible preguntar si se segarían viendo al final de la cita y no estar en una zozobra esperando a que te llamen o esperando tú a llamar en el momento indicado.

Bonus:

I-Que no se te escape ningún detalle. Si tu eres el o la encargada de planear la cita no dejes todo al azar, asegúrate de ir a lugares que ya los conozcas a restaurantes que hayas visitado. Esto es importante ya que la comida puede ser mala o el lugar resultar peligroso y eso te resta muchos puntos.

II-Jamás de los jamases preguntes si le pareces guapo o guapa y mucho menos preguntar ¿No te guste verdad? Si no le gustaste lo notaras con la actitud de la otra persona no te humilles mas. Si no funciono no funciono a la otra será.

Aquí acaban los consejos, pueden parecer superficiales pero son cosas básicas , los demás detalles los ponen en ustedes mismos,  síguelos o no nada está escrito en piedra y las personas son diferentes, salga bien o salga mal son cosas que debemos de vivir eso si nunca tener miedo a salir con alguien, y si sale sobre todo relajarte, ser ustedes mismo y pasarla bien.